5 pasos para proteger a los menores del Abuso Sexual

1 Investiga los hechos.

Los expertos dicen: los abusadores sexuales de niños no son extraños. El mayor riesgo proviene de familiares, amigos y cuidadores. Quienes abusan son en un 90% personas que tienen acceso y contacto cercano a los menores.

2Minimiza el riesgo. ¡Hazte presente!

Más del 80% de los casos de abuso sexual ocurren en solitario, en una situación de uno a uno. Usa esta información para proteger a tus hijos. Evita las situaciones donde lo puedan aislar de otros niños. Supervisa sus juegos y con quien convive en fiestas familiares o reuniones de amigos. Investiga quienes son los adultos con quienes convive y forman parte de sus ambientes cotidianos (entrenadores, líderes, maestros)

3Comunícate con tus hijos

La mayoría de los niños mantienen el abuso sexual en secreto. Aprende a hablar abiertamente y sin temor sobre los nombres correctos de las partes de su cuerpo, de los límites y la seguridad corporal y de no guardar secretos. ¡Infórmate! la educación sexual y afectiva de los menores es muy importante y útil para protegerlos no para asustarlos.  Mantén una comunicación cercana para que tus hijos confíen en ti.

4Reconoce las señales

Aprende a reconocer las señales o indicadores. Las señales físicas del abuso sexual no son frecuentes. Las señales emocionales y las conductas o el lenguaje sobre temas sexuales que no son apropiados para la edad de los menores pueden ser una bandera roja. Los expertos coinciden en que no todos los niños presentan indicadores de abuso sexual si existe sospecha de abuso es recomendable acudir a un especialista para su diagnostico.

5Reacciona adecuadamente

Si una niña o niño te cuenta que ha sido abusado sexualmente por alguien, significa que te ha escogido como una persona en la que puede confiar plenamente. Este es el momento en que el menor aprende que existen otros adultos que lo pueden proteger y ayudar. Te recomendamos actuar con calma, escuchar atentamente, nunca culpes al menor y dale las gracias por confiar en ti para hablar. Busca ayuda de un profesional.

 

El abuso transforma la infancia

Cualquier tipo de abuso o maltrato infantil modifica drásticamente el desarrollo normal de niñas y niños, teniendo consecuencias negativas en la adultez y en la sociedad.

El abuso y la negligencia son fenómenos que pueden pasar a cualquier niño, en cualquier familia y en cualquier hogar. a menudo sucede por un periodo de tiempo considerable y de forma persistente y no como un evento único.

Factores que llevan al abuso

  • Aislamiento social
  • Abuso de sustancias
  • Problemas económicos
  • Conflictos familiares
  • Violencia familiar
  • Enfermedad mental
  • Sexualización de la infancia
  • Inequidad de género
  • Tolerancia a la violencia
  • Experiencias de abuso en la infancia

Efectos a largo plazo en la adultez y en la sociedad

El abuso infantil es considerado una experiencia traumática que puede generar efectos devastadores en el desarrollo normal, en la salud física, mental y emocional -así como en las relaciones interpersonales y en el aprendizaje y desempeño académico.

A medida que los menores se convierten en adultos, las experiencias tempranas de abuso y maltrato pueden originar dificultades para poder hacer frente a experiencias nuevas de estrés.

La falta de esta habilidad para lidiar con el estrés limita la capacidad de aprender, de conseguir trabajo, de tener relaciones interpersonales saludables e incluso de ser un buen padre o madre.

Inclusive, el abuso está relacionado con comportamientos que ponen en riesgo la vida de las personas en su adolescencia o adultez como consumo de sustancias, suicidio, enfermedad mental o conductas antisociales.

¿Cuáles son los efectos del abuso sexual en las mujeres y hombres adultos?

Culpa y vergüenza: Si experimentaste abuso sexual cuando eras niña(o), puedes sentirte culpable o avergonzada por no haber sido capaz de detener el abuso o por no poder decirle a alguien para pedir ayuda. Es importante saber que la persona que te hizo daño es la única responsable y no tú.

Intimidad y relaciones interpersonales: Es posible que la primera experiencia que tuviste con la sexualidad haya sido a través del abuso sexual. Como mujer adulta, establecer intimidad con alguien puede resultar complejo. Como sobreviviente de esa experiencia en la infancia puedes presentar recuerdos dolorosos, confusos o de rechazo que te impiden o dificultan tener una relación sexual satisfactoria, incluso si es con tu pareja actual y es algo consensual y en tus propios términos. Puedes tener dificultades para establecer límites que te ayuden a sentirte segura en tus relaciones interpersonales.

Autoestima: Puedes tener problemas de autoestima baja, que son resultado de mensajes negativos que recibiste por parte de la persona que abuso de ti y por haber sentido que tu seguridad personal e intimidad fue violentada, vulnerada y tu confianza quebrantada. La baja autoestima puede afectar diferentes áreas de tu vida como tus relaciones, tu trabajo, carrera y tu salud física y mental.

¿Por qué me siento de esta manera?

Como adulta sobreviviente, has estado viviendo con estos recuerdos por mucho tiempo. Algunas mujeres mantienen en secreto el abuso por muchos años. Tal vez has tratado de decírselo a alguien y no has sentido confianza para hacerlo. Recuerda, no existe un límite de tiempo para poder recuperarse de esta experiencia y hacerle frente.

México ocupa el primer lugar, a nivel mundial, en abuso sexual, violencia física y homicidio de menores de 14 años, según reportes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

México registra de los más bajos presupuestos para atender este mal social, sólo uno por ciento de los recursos destinados a la infancia se dedica a la protección contra violencia, abuso y explotación de infantes y adolescentes (UNICEF, 2014).